Caritas Buenos Aires

Diálogos para el Alma: “Grabado en Piedra" (Meditación – 8º semana)

Cuenta una historia, que dos amigos iban caminando por el desierto. En algún punto del viaje comenzaron a discutir, y un amigo le dio una bofetada al otro. Lastimado, pero sin decir nada, escribió en la arena: MI MEJOR AMIGO ME DIO HOY UNA BOFETADA.

Siguieron caminando hasta que encontraron un oasis, donde decidieron bañarse. El amigo que había sido abofeteado comenzó a ahogarse, pero su amigo lo salvó. Después de recuperarse, escribió en una piedra: MI MEJOR AMIGO HOY SALVÓ MI VIDA.

El amigo que había abofeteado y salvado a su mejor amigo preguntó:Cuando te lastimé escribiste en la arena y ahora lo haces en una piedra.¿Por qué?

El otro amigo le respondió: cuando alguien nos lastima debemos escribirlo en la arena donde los vientos del perdón puedan borrarlo. Pero cuando alguien hace algo bueno por nosotros, debemos grabarlo en piedra, donde ningún viento pueda borrarlo.

Moraleja:

Aprende a escribir tus heridas en la arena y grabar en piedra tus dichas.

Dicen que toma un minuto encontrar a una persona especial, una hora para apreciarla, un día para amarla, pero una vida entera para olvidarla. Puede llevar un segundo hacer algo, que a la otra persona le llevará una vida olvidarlo.

Como el lápiz deja siempre una marca. Del mismo modo, has de saber que todo lo que hagas en la vida dejará huellas y procura ser consciente de todas tus acciones.

El perdón es una expresión de amor. El perdón nos libera de ataduras que nos amargan el alma y enferman el cuerpo. No significa que estés de acuerdo con lo que pasó, ni que lo apruebes. Perdonar no significa dejar de darle importancia a lo que sucedió, ni darle la razón a alguien que te lastimó. Simplemente significa dejar de lado aquellos pensamientos negativos que nos causaron dolor o enojo.

Consejos bíblicos:

“El aceite y los perfumes alegran el corazón, la dulzura de la amistad reconforta el alma. No renuncies a tu amigo ni al amigo de tu padre; un amigo cerca vale más que un hermano lejos” (Proverbios 27, 9-10).

“Como ciudad sin muralla y expuesta al peligro, así es quien no sabe dominar sus impulsos” (Ídem 25, 28).

“¡Cómo! ¿Un hombre guarda rencor a otro hombre y le pide a Dios que lo sane? No tiene misericordia con otro hombre, su semejante, y ¿suplica por sus propios pecados? Si él, débil y pecador, guarda rencor, ¿quién le conseguirá el perdón?” (Eclesiástico 28,3-5).

Amistad grabada en piedra

Para meditar en comunidad o en la intimidad del corazón:

– ¿Te pasó algo así alguna vez? ¿Qué pasó con esa amistad?

– ¿Viviste alguna vez algo así en tu comunidad? ¿Podrías ayudar a que esa amistad vuelva a la vida?

 “Señor enseñanos a guardar las caricias en nuestro corazón y cura nuestras heridas para fortalecernos en el amor”

bocados_importer

-->