Caritas Buenos Aires

Diálogos para el Alma: “Tu Límite" (Meditación – 15º semana)

Hoy fue un día terrible, llegué a casa, me derribé en la cama mirando hacia arriba. Mis ojos se posaron sobre la sombra que se formó en el techo y dije: ¡Señor vos sos la Luz, pero yo veo las sombras! De repente el silencio resonó en mi corazón:

-¿Estas llegando a tu límite? ¿Cansado, abatido, con ganas de rendirte? Yo te desafío a que respondas con un simple sí o no las siguientes preguntas:

• ¿Promete la Palabra de Dios suplir todas tus necesidades?

• ¿Dijo Jesús que El nunca te dejaría, y que estaría con vos hasta el final?

• ¿Dijo El… que en tu debilidad triunfa su gracia y que, aún así te presentaría sin mancha delante del trono del Padre?

• ¿Dijo El… que el que pide, recibe; el que llama se le abre? ¿Prometió darte la semilla que necesites para propagar el evangelio?

• ¿Está El más deseoso de dar, que vos de recibir? ¿Es mayor El… que está en ti, que aquél que está en el mundo?

• ¿Son buenos los pensamientos que El tiene sobre vos? ¿Es El… recompensa de todos los que lo buscan con insistencia?

• ¿Está El preparando un lugar en la gloria para vos? ¿Está viniendo para reunir a sus hijos y llevarlos a casa? ¿Vas a irte con El cuando venga?

Tu respuesta a todo esto debería de ser, “¡Absolutamente, sí!”

Ahora – haz un inventario. Pregúntate: ¿Realmente creo que Dios es fiel a su Palabra, o yo flaqueo en mi confianza?

Ahora toma tu Biblia y lee (Santiago 1,2-7). La busqué y entonces leí: “Hermanos, considérense afortunados cuando les toca soportar toda clase de pruebas. Esta puesta a prueba de la fe produce paciencia, y la capacidad de soportar debe llegar a ser perfecta, si queremos ser perfectos, completos, sin que nos falte nada.

Si alguno de ustedes ve que le falta sabiduría, que se la pida a Dios, pues da con agrado a todos sin hacerse rogar. El se la dará. Pero hay que pedir con fe, sin vacilar, porque el que vacila se parece a las olas del mar que están a merced del viento. Esa gente no puede esperar nada del Señor, son personas divididas y toda su existencia será inestable.”

Cerré mis ojos y el Espíritu Santo me dijo: “Vos podes recibir la sabiduría de Dios, toda la sabiduría necesaria para resolver los problemas de la vida – si vas a creer sin dudar y confiar tu vida y futuro a esta promesa.

Dios da a todos… sin excepción… sabiduría. ¡Pídela ahora mismo, pero sin dudar! Me dormí pidiendo verdadera sabiduría.

Daniel Gassmann

PD: “Cualquier semejanza con tu realidad, es pura Providencia” (dalugas@gmail.com)

HOMBRE SOLO

Para meditar en comunidad o en la intimidad del corazón:

 – ¿En qué momentos de tu vida te has sentido abatido? ¿Cuál sentís que fue la prueba más importante de tu vida? ¿Por qué?

– ¿Podés compartir alguna experiencia con tu comunidad?¿Cómo podríamos acompañarnos mejor en estos momentos?

  “Señor, danos sabiduría para vivir los problemas del día a día sin perder de vista el camino del amor”

bocados_importer

-->