Caritas Buenos Aires

Diálogos para el Alma: “Àngel de Consuelo" (Meditación – 19º semana)

Hoy soñé que afligido por el peso de mis imperfecciones, frente al gran anhelo que llevo en el alma de amar a Dios, con un amor más digno de su grandeza, estaba frente al Sagrario. No pudiendo contener mi congoja, arrodillado, cubriendo mi rostro con mis manos lloraba sin poder contenerme. De repente sentí que alguien ponía su mano en mi hombro, reconociendo que era mi ángel que me decía:

– “Dios está contigo ahora. Él te acompaña y te lleva de su mano amorosa, a pesar de tus lágrimas, de tus dudas y flaquezas, Él todavía está contigo. Y te lo recuerda en Su palabra por medio del apóstol Pablo: “Por eso alégrense, aunque sea necesario que por algún tiempo tengan muchos problemas y dificultades. Porque la confianza que ustedes tienen en Dios es como el oro: así como la calidad del oro se prueba con fuego, la confianza que ustedes tienen en Dios se prueba por medio de los problemas.

– ¡No puedo aceptar ser tan imperfecto en mi conducta!

– Si tú pasas la prueba de seguirlo así como eres, tu confianza será más valiosa que el oro, pues el oro se puede destruir. Así, cuando Jesucristo aparezca, hablará bien de la confianza que tienes en Dios, porque una confianza que se ha probado tanto, merece ser muy alabada.

– A veces me encantaría encontrarme con los ojos de Jesús, donde yo me pueda mirar.

– “Hijo, aunque nunca hayas visto a Jesucristo, lo amas y crees en El y EL tiene una alegría tan grande y hermosa que no puede describirse con palabras. El quiere que vivas alegre porque ya sabes que Dios te salvará, y por eso confías en El”. 1 Pedro 1,6-9

Y por eso es que puedes orar como el salmista:

“Cuando me encuentro en problemas, Tú me das nuevas fuerzas. Muestras tu gran poder y me salvas de mis enemigos”. (Salmos 138,7).

– Muchas veces recuerdo y entiendo a Pedro luego de sus negaciones.

– Mira lo que te recuerda Jesús en este día: “No te preocupes. Confía en Dios y confía también en mí. Te doy la paz. Pero no una paz como la que se desea en el mundo; lo que te doy es mi propia paz. No te preocupes ni tengas miedo por lo que va a pasar pronto” (Juan 14,1.27).

– Mi propia debilidad ¿Es una forma de ser probado?

– El apóstol Pablo sabía mucho de las pruebas, tuvo muchas experiencias difíciles y de debilidad personal, pero aun así declaró: “Por eso, aunque pasamos por muchas dificultades, no nos desanimamos. Tenemos preocupaciones, pero no perdemos la calma. La gente nos persigue, pero Dios no nos abandona. Nos hacen caer, pero no nos destruyen”. (2 Corintios 4,8-9)

– ¿Qué pasa cuando uno está confundido con sus propias dudas?

– Te respondo con otra cita bíblica: “Por eso, no dejes de confiar en Dios, porque sólo así recibirás un gran premio. Sean fuertes, y por ningún motivo dejen de confiar cuando estén sufriendo, para que así puedan hacer lo que Dios quiere y reciban lo que El les ha prometido” (Hebreos 10,35-36).

Debes afirmar con Pablo: “Estoy convencido de esto: el que comenzó tan buena obra en ustedes la irá perfeccionando hasta el día de Cristo Jesús” (Filipenses 1,6)

– El hacer el bien que puedo me parece insignificante, por no decir inútil.

– Por eso te recuerdo: “No nos cansemos de hacer el bien, porque a su debido tiempo cosecharemos si no nos damos por vencidos” (Gálatas 6,9)

– Gracias por tus palabras de consuelo Ángel de mi guarda.

– No he hecho más que cumplir con la misión que Dios me encomendó: “Todos ustedes, los que confían en Dios, ¡anímense y sean valientes!” (Salmos 31,24).

– Desperté temprano y lo primero que hice fue escribir el sueño.

PD: “Cualquier semejanza con tu realidad, es pura Providencia” (dalugas@gmail.com)

 Consuelo - Caritas Buenos Aires

Para meditar en comunidad o en la intimidad del corazón:

¿Alguna vez sentiste vergüenza de presentarte ante el Padre? ¿Recuerdas la última vez que lograste sentir su mano?
¿Cuáles crees que son las “pruebas” y las “experiencias difíciles” que tenemos como Comunidad? ¿Confiamos en la mano amorosa del padre o tratamos de resolver todo desde nosotros mismos?

“Señor, enséñanos a confiar en tì, a dejarnos en tus manos tal como somos. Danos fuerzas para confiar en que, así de imperfectos como somos, vos nos amás”

 

bocados_importer

-->