Caritas Buenos Aires

Diálogos para el Alma: “Cambio de Punto de Vista" (Meditación – 36º semana)

Hoy no tenía ganas de levantarme para tener que comenzar el día ya que ayer terminó de caerse el último proyecto en el que había puesto grandes expectativas. Ni ganas de rezar tenía, pero dije: ¡Dios realmente no entiendo nada ya de mi vida y de tus promesas!

El Espíritu Santo me dio a entender una verdad que me sorprendió pues me cambió la perspectiva:

-“La vida no se trata de ti. El propósito de tu vida va más allá de tus logros, de tus éxitos y de tu felicidad. La búsqueda de la felicidad no comienza enfocada en tu interior (como muchos de los famosos libros de autoayuda de hoy lo declaran), porque en realidad, la felicidad no tiene que ver con tus propios intereses.

– ¿Cómo que no?

– Te enfocas en vos y siempre te oigo decir: “Mis metas, Mis sueños, Mis éxitos, Mis logros”, etc. Cuando en realidad este es un punto de vista muy egoísta.

– Lo que me dices me resulta cruel.

– En realidad el punto de partida es Dios, tu creador. La vida consiste en permitir que Dios te destine para sus propósitos y no que tú lo uses a Él para los tuyos. Pablo lo descubrió y te dijo: “Y no vivan ya como vive todo el mundo. Al contrario, cambien de manera de ser y de pensar, así podrán saber qué es lo que Dios quiere, es decir, todo lo que es bueno, agradable y perfecto” (Romanos 12,2).

– ¿Estoy muy lejos de lo que dice Pablo?

– Reconoce que encontrarás tu identidad al tener una relación personal con Jesús.

Dios pensó en ti mucho antes de que tú pensaras en Él: “Por amor a su gran nombre, el Señor no rechazará a su pueblo; de hecho El se ha dignado hacerlos a ustedes su propio pueblo” (1 Samuel 12,22). Te lo repito por si te queda alguna duda: “Por su propia voluntad nos hizo nacer mediante la palabra de verdad, para que fuéramos como los primeros y mejores frutos de su creación” (Santiago 1,18).

– Me siento a punto de parir una verdad fundamental.

– No eres el centro del universo, sino la meta de sus designios amorosos: “Desde antes de crear el mundo, Dios nos eligió por medio de Cristo para que fuéramos sólo de El y viviéramos sin pecado. Dios nos amó tanto que decidió enviar a Jesucristo para adoptarnos como hijos suyos, pues así había pensado hacerlo desde un principio. Dios hizo todo eso para que lo alabemos por su grande y maravilloso amor.

-¿Cómo es esto?

– Gracias a su amor, nos dio la salvación por medio de su amado Hijo. Por la muerte de Cristo en la cruz, Dios perdonó nuestros pecados y nos liberó de toda culpa. Esto lo hizo por su inmenso amor, por su gran sabiduría y conocimiento, Dios nos mostró el plan que había guardado en secreto y que había decidido realizar por medio de Cristo. Cuando llegue el momento preciso, completará su plan y reunirá todas las cosas del cielo y de la tierra, al frente de las cuales pondrá como jefe a Cristo” (Efesios 1,4-10).

– ¡Me resulta difícil creer que soy importante para que esta Palabra sea para mí!

– ¡Eres porfiado! Si Dios te escogió desde antes de la creación del mundo, no eres un accidente, aunque así lo hayas pensado o te lo hayan dicho. Estás en los planes de Dios. Aunque hay padres ilegítimos, no hay hijos ilegítimos. Muchos hijos no son planeados y menos aún esperados por sus padres, sino por Dios. El propósito divino no tiene en cuenta las fallas o errores de cálculo humano.

– Esto que me decís, me da paz y levanta el raiting de mi autoestima.

– Hijo, no dejes de confiar en Dios, porque sólo así recibirás un gran premio. Se fuerte, y por ningún motivo dejes de confiar cuando estés sufriendo, para que así puedas hacer lo que Dios quiere y recibas lo que El te ha prometido (Hebreos 10,35-36).

Antes de terminar nuestra conversación, agregó: “Dios empezó el buen trabajo en vos, y da por seguro de que lo irá perfeccionando hasta el día en que Jesucristo vuelva” (Filipenses 1,6) Dar cumplimiento a esta promesa es mi tarea.

-Dije entonces:¡Gracias, y ahora si me levanto!

 PD: “Cualquier semejanza con tu realidad, es pura Providencia” (dalugas@gmail.com).

mapa-tesoroweb

Para meditar en Comunidad o en el silencio de tu corazón:

– ¿En qué cosas podes cambiar tu forma de ser y de pensar para así poder saber qué es lo que Dios tiene pensado para vos”?

– ¿Pensás que a veces nos desviamos del plan que Dios tiene para nosotros? ¿En qué actitudes?

“Señor, que tu plan divino y tu voluntad se haga en mi”

 

caritasbsas

-->