Caritas Buenos Aires

Bocados de Ánimo: “Estrategia” (Meditación – 15º semana)

Había una persona ciega sentada en la calle, con una lata y un pedazo de cartón escrito con tinta negra, que decía: “SOY CIEGA, AYÚDEME”
Un publicista que pasaba frente a ella, se detuvo y observó unas pocas monedas en la taza.
Sin pedirle permiso tomó el cartel, le dio vuelta, tomó un marcador negro que el llevaba y escribió otro anuncio.
Volvió a poner el pedazo de cartón sobre los pies de la ciega y se fue.
Por la tarde el creativo volvió a pasar frente la ciega que pedía limosna; su taza estaba llena de billetes y monedas.
La ciega reconoció su perfume y le preguntó si había sido él, el que re escribió su cartel y sobre todo, qué había escrito.
El publicista le contestó:
“Nada que no sea tan cierto como tu anuncio, pero con otras palabras”. Sonrió y siguió su camino.
El nuevo mensaje decía: “ES PRIMAVERA Y NO PUEDO VERLA”

Piedra libre a:

“No sé, ¡Las cosas siempre se han hecho así, aquí!”. ¿Te suena conocido?
Las personas más peligrosas son aquellas en cuyas venas ha sido inyectado el veneno del miedo…. del miedo al cambio.
Si haces lo que siempre has hecho, obtendrás los resultados que siempre has obtenido.
El lápiz siempre permite que usemos una goma para borrar los errores. Corregir un error, no es necesariamente un fracaso, sino algo propio de un aprendiz.

Yapitas bíblicas:

“Fue pues Naamán con sus caballos y su carro y se detuvo a la puerta de la casa de Eliseo. Eliseo le mandó decir por medio de un mensajero: “Ve a bañarte siete veces en el Jordán y tu carne será como antes y quedarás sano”. Naamán se enojó y se fue diciendo: “Yo pensaba que saldría a verme en persona, que invocaría el nombre de su Dios, que pasaría su mano por la parte enferma y que me libraría de la lepra. ¿No son los ríos de Damasco…, mejores que todos los de Israel? ¡Me habría bastado con lavarme allí para sanarme!” Muy enojado dio media vuelta para irse. Pero sus sirvientes se acercaron y le dijeron: “Padre mío, si el profeta te hubiera pedido algo difícil ¿no lo habrías hecho? ¿Por qué pues no lo haces cuando tan sólo te dice: Lávate y quedarás sano?” Bajó pues y se sumergió en el Jordán siete veces tal como le había dicho el hombre de Dios. ¡Y después de eso su carne se volvió como la carne de un niñito; estaba sano!” (2Reyes 5,9-14).
Otros: (Deuteronomio 23,6). (Apocalipsis 3,19-20).
“Cualquier semejanza con tu realidad es pura Diosidencia.” (dalugas@gmail.com).

caritasbsas

-->