Caritas Buenos Aires

Bocados de Ánimo: “Las estrellas de mar” (Meditación – 20º semana)

Cierto día, mientras caminaba por la playa reparé, a lo lejos, en un hombre que se agachaba a cada momento, recogía algo de la playa y lo lanzaba al mar. Hacía lo mismo una y otra vez.
Tan pronto cuando fui aproximándome me di cuenta de que lo que el hombre levantaba, eran estrellas de mar que las olas depositaban en la arena, y una a una las arrojaba de nuevo al mar.

Intrigado, lo interrogué sobre lo que estaba haciendo, a lo cual me respondió:
“Estoy devolviendo estas estrellas marinas nuevamente al océano”, y agregó: “Como ve, la marea es baja y estas estrellas han quedado en la orilla; si no las arrojo al mar morirán aquí por falta de oxígeno”

“Entiendo”, le dije, “pero debe haber miles de estrellas de mar sobre la playa. No puedes lanzarlas a todas. Son demasiadas. Quizás no se dé cuenta de que esto suceda probablemente en cientos de playas a lo largo de la costa, ¿No estás haciendo algo que no tiene sentido?”

El hombre sonrió, se inclinó y tomó una estrella marina; mientras la lanzaba de vuelta al mar respondió: “Para ésta si tiene sentido”.

Comprendí que cada persona es una estrella de mar.

Piedra libre a:

Sabemos que en este mundo complicado y acelerado, un gesto de ternura y solidaridad no alcanza para cambiar toda la realidad. Nada puedo hacer para solucionar las penas de la humanidad, pero mucho puedo hacer para ayudar en el pedacito de mundo que me toca…

Si alguna vez pude hacer sonreír, emocionar, reflexionar; entonces era una de esas estrellas que han vuelto al mar a contarles a las otras que la bondad existe, que todavía existen personas que creen en los demás.

Piensan muchos: “Yo no soy nadie para cambiar la realidad; ¡Mentira! No existen papeles pequeños, existen actores mediocres.

Por pequeña que sea tu tarea, si se hace con el corazón, ya eres actor de cambio.

Las palabras mueven, pero el ejemplo arrastra.

Yapitas bíblicas:

“Dios recompensará cualquier gesto caritativo, y cada uno será tratado según sus acciones” (Eclesiástico 16,14).

Otros: (Salmo 72, 12-14). (Oseas 6,6).

“Cualquier semejanza con tu realidad es pura Diosidencia.” (dalugas@gmail.com).

caritasbsas

-->