Caritas Buenos Aires

Diálogos para el Alma: “Sueños o Utopías" (Meditación – 27 º semana)

Yo no se si serán los años, sumada a la crisis de la mitad de la vida, pero hay una frase que resume bien el estado de ánimo de este período es: “El juez más severo de la vida, son los sueños de juventud.” Esto se traslada a la experiencia de fe al pensar que Dios nos creo para ser de bendición, es decir la respuesta para alguien. A veces pensamos en los sueños que teníamos, ¡sueños grandes de juventud! ¡Anhelábamos servir a Dios! Ser evangelizadores, ayudar a los necesitados, en definitiva queríamos ¡cambiar el mundo! Quizás aún tenemos estos sueños y eso puede significar que fue Dios quien los puso en nuestro corazón. Pero el problema es que muchas veces la lógica nos condena. El sentido común nos atraviesa como una daga. Viene a mi el recuerdo de Nicodemo que en la noche de su fe decide hablar con Jesús (Juan 3,1-21), y pude yo reconocer que en apariencia se asemeja a esta etapa o crisis de la vida. Decidí preguntarle a Nicodemo:

– ¿Cuál es la razón o raíz de esta crisis?

– Este problema tiene la raíz en que en algún momento nos hemos desenfocado, quizás sin darnos cuenta, en vez de estar mirando a Dios comenzamos a mirar a nuestro alrededor, y ¿qué es lo que vemos? Lo que vemos es que no podemos, que tenemos muchas cosas que solucionar primero, que tenemos nuestro corazón roto, que no tenemos recursos o incluso pensamos que somos muy pecadores como para llevar luz a otro lugar y creer que todo sueño fue una utopía.

– ¿Cómo comenzar a superar esta sensación?

– Primero, reconociendo que las crisis humanas son naturales y necesarias. Esa noche me respondió Jesús “Si ustedes no creen cuando les hablo de cosas humanas, ¿cómo van a creer si les hablo de cosas espirituales?” (v. 12)

– Voy comprendiendo aquello de que “La gracia supone la naturaleza”.

– Yo te quiero decir que fuera de todas esas sensaciones o adversidades ¡Tu vida tiene sentido! Hay mucha gente que está necesitando tu ayuda. Quizás tú no puedas cambiar tus circunstancias pero… sí puedes cambiar las circunstancias de alguien más.

– Fracaso, es una palabra que acompaña el momento de crisis.

– Aprendiz, es lo que sos, me dijo Jesús “Tienes que nacer de nuevo”. Todo ser humano debe estar siempre aprendiendo, crisis = parto. Lucas nos recuerda: «Por tanto, también nosotros, que estamos rodeados de una multitud tan grande de testigos, despojémonos del lastre que nos estorba, en especial del pecado que nos asedia, y corramos con perseverancia la carrera que tenemos por delante. Fijemos la mirada en Jesús, el iniciador y perfeccionador de nuestra fe, quien por el gozo que le esperaba, soportó la cruz, menospreciando la vergüenza que ella significaba, y ahora está sentado a la derecha del trono de Dios. Así, pues, consideren a Aquel que perseveró frente a tanta oposición por parte de los pecadores, para que no se cansen ni pierdan el ánimo.» (Hechos 12,1-3).

– Es cierto, debo cambiar el punto de vista, ya que hasta los ojos entran en crisis.

– Hoy te invito a que pienses bien qué es lo que te está deteniendo y te decidas a poner tus ojos en Dios. Él es Todopoderoso y no hay nada ni nadie que pueda vencerlo. No olvides que Dios nos dice: «Porque yo sé muy bien los planes que tengo para ustedes -afirma el Señor – les quiero dar paz y no desgracia y un porvenir lleno de esperanza.» (Jeremías 29,11)

– Gracias Nicodemo por tus consejos, pues ahora descubro que la crisis es la cruz por la que llegamos a una madurez mayor.

 

PD: “Cualquier semejanza con tu realidad, es pura Providencia” (dalugas@gmail.com)

6-22-The-Most-Unique-Person

 Para meditar en comunidad o en la intimidad de tu corazón:

-¿Cuáles eran tus sueños de juventud? ¿Estaba Dios y la Caridad hacia nuestros hermanos en ellos?

– ¿Qué crisis o cruz pensás que estamos viviendo hoy en día como comunidad? ¿Podés acudir a Dios para poder atravesarla?

“Señor, ayúdame a encontrar las fuerzas necesarias para atravesar esta crisis en la que me encuentro”.

 

 

bocados_importer

-->