Caritas Buenos Aires

Bocados de ánimo: “Noche Oscura" (Meditación – 60º semana)

Hoy me encontré con un amigo sacerdote que me contaba como se encontraba: “Estoy viviendo una tremenda desolación, un estado de decepción espiritual que acontece después de una experiencia espiritual de consolación y bendición”. Le dije que me sentía identificado y recordamos que los maestros espirituales le llaman a estas experiencias «Períodos de sequía», “Desierto” o “Noche espiritual”, los cuales se asemejan a sumergirse en una profunda oscuridad espiritual, a una inmersión en grandes pruebas después de haber tenido una experiencia especial de Dios. Charlamos mucho al respecto, ya que necesitaba desahogar su alma. Prometí que oraría por él y dijo que lo haría por mí.

Fui luego a cumplir mi promesa de orar por él y decidí pedirle a San Ignacio que me hablara al respecto, pues sé que él experimentó desolación y enseñó sus reglas.

– Ignacio: ¿Es parte de la pedagogía de Dios, pasar por estos momentos de aridez?

– Podemos encontrar en la Biblia tales períodos de sequía esparciéndose como una plaga en la vida de hombres y mujeres de Dios. Dichos períodos de “bajones en el espíritu” acontecen principalmente en aquellos a quienes Dios tiene la intención de usar. De hecho, son comunes entre todos los que Él entrena para llevarlos más profundamente y más lejos en sus caminos.

– ¿Cómo puedo discernirlo?

– Al mirar hacia atrás y observar tu propia experiencia de sequía, te puedes preguntar si previo a ese período en tu vida precedió una consolación de renovación en tu Espíritu. Seguramente habías experimentado un despertar entusiasta, una ferviente oración en la que le pedías al Señor: «Tócame, Jesús. Me siento tibio. Yo sé que mi servicio no está progresando como debiera. Como nunca antes tengo hambre de ti. Anhelo tener un celo especial para hacer tu obra: orar por los enfermos, ser instrumento de conversión, llevar esperanza a los desanimados. Renuévame, Señor. Yo quiero ser usado para tu Reino con una mayor entrega».

– Realmente he pasado por eso y lo deseo de verdad más aún hoy día.

– Debido a que tú te comprometiste en serio con Dios, tus oraciones empezaron a obtener respuesta y comenzaste a escuchar la voz de Dios con claridad. La intimidad con Él era maravillosa, tu celo fue en aumento, y te diste cuenta del la fuerza del Amor de Dios en tu vida.

– Qué momentos especiales fueron esos. Tenía el corazón y los sentimientos en una “Luna de miel”. Pero un día…

– Pero un día, te despertaste y el cielo parecía ser de mármol. Te sentiste desanimado y hasta derribado sin saber por qué. La oración parecía ser un estado de agonía y no oíste más la voz de Dios como antes. Tus sentimientos parecían estar muertos, tu espíritu seco y vacío. Tuviste que vivir sólo por fe.

– Al escucharte, descubro que es tal cual lo que me pasa hoy también a mí y lo único que tengo es la fe.

– Hijo, si esto te está sucediendo no te asustes y no te rindas. Sé de este tipo de caída personal. En un instante pasamos de estar en la cima de la montaña al abismo más profundo. Pedro habla de un incendio que de golpe nos sorprende y aconsejó no pensar que alguna cosa extraña estaba pasando: «Queridos hermanos, no se sorprendan por el incendio que ha prendido en medio de ustedes para ponerlos a prueba. No es algo insólito lo que les sucede. Más bien alégrense de participar en los sufrimientos de Cristo, pues también se les concederán las alegrías más grandes el día en que se nos descubra su gloria»(1 Pedro 4,12-13).

– Debo creer que si el Señor permite este período de sequía o desolación es porque Él esta obrando en algún área de mi vida y de mi amigo. Por lo tanto me regocijo y lo alabo a pesar de que no sienta hacerlo, sólo por fe en Él.

PD: “Cualquier semejanza con tu realidad, es pura Providencia” (dalugas@gmail.com)

Para meditar en Comunidad o en el silencio de tu corazón: 

-¿Alguna vez viviste un «Período de Sequía» espiritual? ¿En qué situaciones lo notabas?

-¿Cómo había sido tu experiencia especial con Dios antes que esto suceda? ¿Cómo había sido tu acercamiento con Él?

«Señor, en este período de sequía espiritual sigo con fe porque sé que igual tú estás obrando en mi»

caritasbsas

-->