Caritas Buenos Aires

Bocados de ánimo: “Cambiar de Yugo" (Meditación – 61º semana)

En la semana me quedé meditando la invitación de Jesús: “Vengan a mi los que están cansados y agobiados y yo les daré descanso. Carguen mi yugo y aprendan de mí que soy paciente y humilde de corazón, y sus almas encontrarán descanso. Pues mi yugo es suave y mi carga liviana” (Mateo 11,28-30). El domingo, al ir a misa, el relato evangélico era el mismo y me llamó la atención el término “Yugo”. Con curiosidad volví a casa e invocando a la Virgen María, pues imaginaba que había presenciado el momento en el que Jesús pronunciara ésta invitación, le pregunté:

– ¿Qué era el yugo en tiempos de Jesús?

– Yugo, era el instrumento de madera al cual se atan mulas o bueyes, formando una yunta y en el que se sujeta el tirante del carro o arado.

– ¿Es que estaba aplicando ese uso a las personas?

– Por extensión, como yugo se conocen al trabajo pesado, carga o atadura, mientras que la noción de yunta se utiliza para nombrar a los animales o personas que trabajan en conjunto.

– ¿Tenía otro uso en ese tiempo?

– Era un aparato que aprisionaba el cuello de los esclavos o cautivos y al que se ataban también las manos.

– ¿Se podría aplicar la analogía a la vida espiritual?

– De hecho a Jeremías Dios le ordenó que usara un yugo con el fin de anunciar el inminente cautiverio de Judá (Jer. 27,1-7) desprenderse del yugo de Dios, les traería: opresión, prisión, esclavitud, dominio, servidumbre, atadura, peso, acatamiento, carga, sujeción, tiranía.

– ¿Cómo se interpretó esto del yugo en la vida de las primeras comunidades?

– Pablo comparó el legalismo en el que estaban cayendo los Gálatas con un «Yugo de esclavitud» (Gálatas 5,1). Amonestó a los cristianos para que no se unieran en «Yugo desigual» con los incrédulos (2 Corintios 6,14). Pedro también hablará del yugo cuando se quiso obligar a los paganos a leyes judías: “¿Por qué desafían a Dios queriendo poner sobre el cuello de los creyentes un yugo que nuestros padres no fueron capaces de soportar, ni tampoco nosotros?” (Hechos 15,10)

– Voy descubriendo que para descansar debo dejar el yugo de mandatos recibidos, del debería, tendría, del perfeccionismo, del cumplimiento y muchos otros.

– También del yugo de la preocupación por la “añadidura” y ponerte el yugo de Jesús de “Buscar el Reino de los Cielos”.

– Dejar el yugo de la culpa y ponerme el de la Misericordia del Padre.

– El yugo era para formar una yunta, es bueno que dejes tu individualismo y te animes a ser la yunta de Jesús. No vivirás ya en soledad, pues El está con ustedes hasta el fin de los tiempos. Es más liviano y llevadero cuando se carga entre dos.

– Ahora entiendo por que a todos nos encanta escuchar el primero de los versículos, el 28. Pero las palabras de Jesús: “Carguen con mi yugo” no resultan tan agradables.

– Y es aquí donde radica el secreto para hallar descanso frente a las aflicciones y el agobio, pues es necesario reconocer que se debe cambiar el yugo de criterios puramente humanos frente a la vida o lo que llaman realidad, con la humildad, mansedumbre y paciencia que te da la fe en un Dios que es Padre.

– Ah, por eso dijo Jesús: “¡Aprendan de mi!”

– Ves que es más que ser librados de cargas, desafíos y cansancio. En realidad la persona es librada de su pesado yugo, pero para remplazarlo con otro: el de Jesús.

– El nos libra de nuestras antiguas cargas a fin de usarnos para su reino. Nos libera de nuestros propios desafíos para que podamos enfrentar sus desafíos.

– Cuando te conviertes al Señor, dejas de vivir para ti y comienza a vivir para Él y con El, pues eres su yunta.

– ¡Gracias Madre!

– Cuenta también conmigo hijo que voy a estar acercándote un vasito de agua para alma.

PD: “Cualquier semejanza con tu realidad, es pura Providencia” (dalugas@gmail.com)

 Para meditar en Comunidad o en la intimidad de tu corazón: 

– ¿Cómo podrías describir el yugo terrenal que tenés puesto en este momento? ¿Cualés son esas cosas que te “oprimen” y cargan tu espalda? Ejemplos: Mandatos recibidos, obligaciones impuetas, perfeccionismo, etc.

– ¿Cómo podríamos hacer para caminar cada vez más como la “yunta” de Jesús?

“Padre, quiero ponerme tu yugo y ser parte de la yunta de tu Reino. Sólo en ti podré encontrar el descanso eterno”

caritasbsas

-->