Caritas Buenos Aires

Bocados de ánimo: “Zacarías y Abraham" (Meditación – 73º semana)

Dicen que en tiempos de dificultad es necesario crecer en la fe y es así que le hice esta pregunta a mi Biblia:

– ¿Cuánta expectativa tiene el Señor respecto a su deseo de que le creamos a él cuando enfrentamos nuestras imposibilidades?

– Repasando la vida de Abraham y Zacarías, presente en mis páginas, encontrarás la respuesta a esta pregunta. En primer lugar vamos a la historia de Zacarías, el padre de Juan el Bautista. Zacarías fue visitado por un ángel, quien le dijo que su esposa Isabel daría a luz a un niño especial. Pero Zacarías también anciano al igual que Abraham, rehusó creerle. La sola promesa de Dios no fue suficiente para él.

– Lo recuerdo de leerlo en el Evangelio.

– Zacarías le respondió al ángel, “¿Cómo puedo estar seguro de esto? Yo soy viejo y mi mujer es de edad avanzada” (Lucas 1,18). En otras palabras, Zacarías consideró las imposibilidades y dijo, “Esto no es posible. Tienes que probarme cómo lo harás.”

– No le pareció que era algo humanamente posible y razonable.

– Las dudas de Zacarías no le agradaron al Señor. El ángel le respondió, “Ahora, por cuanto no creíste mis palabras, las cuales se cumplirán a su tiempo, quedarás mudo y no podrás hablar hasta el día que esto suceda” (1,20). ¡Se ve que a Dios siempre le gusta tener la última palabra! Por eso lo dejó sin habla. – Dijo bromeando la Biblia.

– Admiro tu sentido del humor. – Dije sonriendo.

– Abraham, en circunstancias similares, a diferencia de Zacarías, no dudó en su fe. En lugar de eso, él estaba “plenamente convencido de que todo lo que (Dios) había prometido, era también poderoso para hacerlo” (Romanos 4,21). Él reconoció que Dios era capaz de trabajar con la nada. Verdaderamente, nuestro Dios crea del vacío y hasta del caos.

– ¿Es cierto? – Pregunté sorprendido por su afirmación.

– Consideremos lo que nos dice Génesis 1,1: de la nada, Dios creó el mundo. Con tan sólo una palabra, él crea. De la nada él puede crear milagros para todos, también ahora.

– Cuéntame más sobre Abraham.

– Pareciera escuchar a Abraham decirte hoy: “Cuando todo lo demás falla – cuando todos tus planes y tus esquemas se han agotado – este es el tiempo para que le entregues todo a Dios. Este es el momento para que tú le des al Señor tu confianza para encontrar respuesta en cualquier otro lugar. Una vez que estés listo para creer, deberás ver a Dios no solo como un alfarero que necesita barro, sino como un Creador que trabaja a partir de la nada. De la nada de lo que está hecho este mundo y sus recursos, Dios obrará de maneras y formas que nunca pudiste haber concebido.

– ¿Como María? – Pregunté.

– El ejemplo claro de esta confianza fue la Virgen María que le creyó a Dios ante la imposibilidad humanamente calculable.

La enseñanza final es clara: Dios espera que le creamos cuando él habla. De igual manera, Pedro escribe: “De modo que los que padecen según la voluntad de Dios, encomienden sus almas al fiel Creador y hagan el bien” (1Pedro 4,19). – Concluyo mi Biblia.

-¡Gracias querida amiga por estar siempre dispuesta a compartir tus enseñanzas!

“Cualquier semejanza con tu realidad, es pura Providencia.” (dalugas@gmail.com)

Para meditar en Comunidad o en el silencio de tu corazón: 

– ¿Te encontrás atravesando tiempos difíciles? ¿Cualés son tus principales dificultades?

– ¿Te has entregado al poder de Dios? ¿Creiste en su poder de obrar en tu vida?

«Señor, me entrego a ti. Confío en tu poder de obrar y de hacer milagros»

caritasbsas

-->