Caritas Buenos Aires

Bocados de ánimo: “Mi sombra" (Meditación – 81º semana)

Regreso a casa, como cada día luego de una jornada de trabajo y como mi propia sombra, debo enfrentarme con mi soledad. Durante todo el día he visto miles de personas, todas acompañadas de su sombra y reflexiono que ellos también se enfrentan al final, con su soledad. Al reposar mi cabeza sobre la almohada, testigo silencioso de mis sueños, el Espíritu Santo guió mis pensamientos pareciéndome escucharlo decirme:

“¿Sabes lo bueno de tener un Dios amoroso? Él siempre está contigo. No importa dónde estés, no importa cómo estés, no importa quién creas ser: Él está a tu lado.

Jesús dijo: “He aquí que yo estoy con ustedes todos los días hasta el fin del los tiempos” Mateo 28,20

Cada día de tu vida debes vivir con la certeza de que Dios está a tu lado haciéndote compañía. Él no sólo enseña el camino a seguir, sino que siempre camina a tu lado, aunque muchas veces busques un atajo.

Y si el camino se te hace difícil, recuerda que “el diablo le puso a Jesús las mismas trampas que le pone a las personas para hacerlas pecar, sólo que Jesús nunca pecó. Por eso, él puede entender que les resulta difícil obedecer a Dios. Así que, cuando tengas alguna necesidad, aún de perdón, acércate con confianza al trono de Dios. Él te ayudará, porque es bueno y los ama”. Hebreos 4,15-16

Te recuerdo lo que inspiré un día al salmista: “Nuestro Dios es como un castillo que nos brinda protección. Dios siempre nos ayuda cuando estamos en problemas”. Salmos 46,1

También hice escribir a otro hombre como vos: “Bueno es el Señor; es refugio en el día de la angustia, y protector de los que en Él confían”. Nahúm 1,7

El Salmista miraba lo que tenía alrededor, veía su situación y le cuestionaba al Señor, con sinceridad: “A las montañas levanto mis ojos; ¿de dónde ha de venir mi ayuda?” Pero al mismo tiempo por la fe respondía: “Mi ayuda proviene del Señor, creador del cielo y de la tierra”. Salmos 121,1-2

Hijo, hay algo que Dios desea que sepas cuando veas tu sombra ¡Es el efecto que produce la luz de su mirada misericordiosa sobre ti!

“No temas, porque yo estoy contigo; no te angusties, porque yo soy tu Dios.

Te fortaleceré y te ayudaré; te sostendré con mi diestra vencedora”. Isaías 41,10.

Cuando a la mañana siguiente desperté, salí a la claridad del amanecer y descubrí que el sol reflejaba mi sombra, dije: ¡Mi sombra refleja que la mirada de Dios está enfocada sobre mí!

“Cualquier semejanza con tu realidad es pura Providencia.” (dalugas@gmail.com)

Para meditar en Comunidad o en el silencio de tu corazón:

-¿Te has sentido solitario ultimamente? ¿En que circunstancias sentís que estás solo?

– Sin embargo, ¿qué sentimientos encontrás cuando pensas que en realidad nunca estás sólo, sino que el Padre está siempre a tu lado?

Señor, se que mi sombra es solo el efecto que produce tu mirada sobre mí. Se que nunca estaré solo porque Tu siempre estarás a mi lado”.

caritasbsas

-->