Caritas Buenos Aires

Bocados de Ánimo: “La ventana” (Meditación – 44º semana)

Un niño que visitaba a sus abuelos en su granja, llevaba una gomera para mejorar su puntería en el campo. Practicó con latas vacías, pero nunca pudo darle a su objetivo, así que ya un poco desanimado regresó a la casa para la cena.

Ya próximo a llegar vio el pato más querido por su abuela. Y como un impulso, le apuntó un golpe, con tal precisión que le pegó al pato en la cabeza y lo mató.

Quedó impresionado y consternado, pero movido por el pánico, escondió el pato muerto entre una pila de madera, cuando se dio cuenta que su hermana Susanita lo estaba observando, pero no dijo nada.

Después de la cena, la abuela dijo: “Susanita vamos a lavar los platos”.
Pero Susanita dijo: “Abuela, Tomás me dijo que él quería ayudarte en la cocina”. Luego le susurró a él ¿”Recuerdas el pato?” Así que Tomás lavó los platos esa noche.

Al día siguiente, el abuelo les preguntó a los niños si querían ir a pescar, y la abuela dijo: “Lo siento pero necesito que Susanita me ayude a hacer las compras”
Susanita solo sonrió y dijo: “Bueno, no hay problema porque Tomás me dijo que quería ayudar en mi lugar”.

Ella susurró nuevamente ¿”Recuerdas el pato?” Así que, Susanita se fue a pescar y Tomás se quedó ayudando.

Después de varios días en los cuales Tomás hacía tanto sus propias tareas, como las de Susanita, finalmente no pudo soportarlo mas y le confesó a su abuela que había matado el pato.

La abuela se arrodilló, le dio un abrazo y dijo: “Corazón, Yo lo sé. Sabes, yo estaba parada en la ventana y vi todo lo que pasó”. “Pero porque te amo, yo te perdono. Solo me preguntaba cuanto tiempo mas permitirías que Susanita te hiciera su esclavo, usando tu sentimiento de culpa.”

Piedra libre a:

Perdonar las injurias que nos han hecho, pero también debemos enseñar a perdonarse a sí mismo ya que hay mucha gente a nuestro alrededor que no se perdonan por algo que han hecho o dejado de hacer.
Lo que haya en tu pasado, lo que sea que hayas hecho – y el Diablo continúe refregándotelo en tu conciencia,- lo que sea, tú necesitas saber que Jesús estaba parado en la ventana y el vio todo lo sucedido. Él quiere que sepas que te ama y que estás perdonado. Él solo se está preguntando cuanto tiempo dejarás que el Diablo te haga su esclavo, por tu sentimiento de culpa al no perdonarte a ti mismo.

Yapitas bíblicas:

“En esto conoceremos que somos de la verdad y se tranquilizará nuestra conciencia ante El. Pues si nuestra conciencia nos reprocha, pensemos que Dios es más grande que nuestra conciencia, y que lo conoce todo” (1Juan 4,19-20).
“Yo perdonaré sus maldades y no volveré a acordarme de sus pecados.” (Hebreos 8,12).
Otros: (1Juan 1,8-10).

“Cualquier semejanza con tu realidad es pura Diosidencia.” (dalugas@gmail.com).

caritasbsas

-->