Caritas Buenos Aires

Celebramos el día del voluntario

El frasco de la buena voluntad recopiló lo deseos
El frasco de la buena voluntad recopiló lo deseos

En una hermosa tarde, nos juntamos con otras organizaciones para compartir experiencias y testimonios, pero sobró para decir presente en un día tan importante para nuestra actividad.

Como ya saben, el 5 de diciembre festejamos el día del voluntariado. Por ese motivo, nos juntamos en plaza San Martín con otras organizaciones para que este día no pase desapercibido. Desde las 18:00hs, voluntarios de distintas organizaciones invitaron a quienes pasaban por el lugar a dejar su mensaje en El Frasco de la Buena Voluntad. Se recopilaron los deseos e intensiones y, sobre todo, se dijo presente, mostrando que queremos cambiar las cosas y que la alegría nos lleva a dar cada día un paso más.

Cuando empezó a caer el sol y el calor cedía, algunos voluntarios dieron su testimonio. Un discurso común, cargado de energía y compromiso se iba hilando con las palabras de cada uno. Frases como “Con cara de culo no se cambia el mundo” (1 Minuto de Vos) o “lo que buscamos es generar una actividad deseante” (Payamedicos) dejaban de manifiesto que la fuerza del voluntariado está en la alegría, en construir juntos y contagiar.

Desde Haciendo Camino nos contaban sobre el voluntariado profesional, “qué mejor que hacer lo que uno hace mejor, lo que estudiaste”. Una cuestión que de un modo u otro se repite en muchas organizaciones. Desde Sagrada Familia nos llegaba que “si bien hacemos una tarea técnica, en el fondo tiene que ver con un acompañamiento social. Lo mismo que hicieron conmigo, que fue ayudarme, lo hago con los demás.” El trabajo profesional toma así una nueva dimensión, la del servicio hacia el otro, la de darse más allá de lo que es estrictamente necesario.

El llamado a romper las barreras del propio espacio se reiteraba, como nos contaba el representante de Banco de Alimentos: “los que hacemos una tarea solidaria excedemos a una organización” y el llamado a vernos como un todo, una gran comunidad de voluntarios. Desde Sagrada Familia nos decían “Somos pocos porque miramos solo nuestra organización”, afirmación que se confirma sin duda con la experiencia de trabajo conjunto de Cuerpo y Alma y Techo en el sur de Chaco. “Empezamos con asistencia médica y nos dimos cuenta que lo que se necesitaba era empezar a cambiar las condiciones en que vivía la gente” y eso hicieron. Juntos, construyeron una nueva realidad para aquellas personas.

El llamado es entonces a integrarnos, a seguir trabajando sin bajar los brazos y a dejar de lado nuestras banderas para que esa alegría que nos lleva cada día a realizar nuestra tarea puede cambiar el mundo.

FELIZ DIA DEL VOLUNTARIO PARA TODOS!!!

caritasbsas

-->