Caritas Buenos Aires

Hogares: Espacios para recuperar el amor

Desde hace más de 30 años Caritas Buenos Aires trabaja con las personas en situación de calle. Desde los comienzos en la actividad busca encontrar un espacio donde la persona pueda cubrir sus necesidades básicas, no sólo físicas sino también afectivas y espirituales, para poder comenzar un camino que lo lleve a reinsertarse en la sociedad.  En una visita a Guaraní 226 charlamos con algunas de las personas que trabajando en la institución han logrado ayudar a sus hermanos desde un lugar de humildad y respeto.

“Cuando una persona llega está en el peor momento de su vida” nos cuenta Carlos Frías, Trabajador Social que, entre otras cosas, acompaña a quieres pasan por los hogares. La mayoría son derivaciones de instituciones, parroquias e incluso por particulares. Al llegar tienen una entrevista y pasan a un hogar de admisión por 30 días donde hay un acompañamiento más cercano. Luego pasan a los distintos hogares donde mantienen un rutina de entrevistas con los trabajadores sociales para ir charlando los problemas que los llevaron hasta ahí. “Es una conversación de adultos” dice con seguridad Sara Corvalán, responsable de admisión de los hogares. “Ellos nos cuentan lo que les pasa, nosotros les decimos lo que pensamos” dice Santiago Casal, Trabador Social. “Muchos no les cuentan a sus familias, pueden pasar varios meses hasta que lo hacen”. El diálogo construye un lugar, un decir que en si mismo ya es acción.

“Vivir juntos tiene sus desafíos y a veces la convivencia es difícil.. El hogar es mucho más que una cama y una comida” es un espacio donde ser persona, donde respetar y ser respetado. Es importante sostener las pautas para que el hogar funcione, así como funciona una sociedad. “Si bien sabemos que las personas están en situaciones complicadas y no están en el mejor momento para respetar pautas lo vamos manejando.“ continua Carlos mientras arregla el mate para seguir la ronda.

Se hacen actividades recreativas, se festejan los cumpleaños una vez al mes, bandas de música, se organizan cine debates, torneos de truco. De a poco se van enganchando y se hace más llevadero para todos.

El hogar busca sobre todo que quienes participan de la comunidad pueden encontrar la forma de ayudarse a si mismos. Que puedan volver a estudiar, aprender un oficio, encontrar un trabajo, que puedan de a poco valerse por si mismos y partir. “Esta bueno que se de esa relación. Que no dependan del hogar pero quieran venir igual. Nosotros siempre les decimos que el vinculo no se corta cuando ellos egresan, si necesitan volver, pueden.” afirma Santiago. La puerta está siempre abierta, ese es un sostén, el saber que si se cae nuevamente, alguien te está esperando para darte una mano, un techo y un abrazo.

caritasbsas

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

-->